“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

Nuestro Cuerpo Recupera su Capacidad Innata de Sanarse a sí Mismo


[...] La información es luz, puede iluminar, cambiar positivamente la vida de las personas, pero muchas personas parecen no estar recibiendo la información adecuada, porque -si la recibieran- podrían sanar y preservar su salud. [...]

Existe inteligencia en todo ser vivo.

Al estudiar nuestro cuerpo físico, podemos darnos cuenta de que es una máquina maravillosa, perfecta e inteligentemente diseñada para funcionar en condiciones óptimas ¿Por cuánto tiempo?

Hemos llegado a creer que la enfermedad y el deterioro o envejecimiento de nuestro cuerpo es  algo “normal”, pero ¿lo es?


Testimonio:

A nuestros 42 años de edad, por medio de un Análisis BTA, nos enteramos que nuestro organismo tenía tal nivel interno de deterioro que su edad biológica era de 56 años.

La condición general en la que estaban nuestros órganos y sistemas, la explicamos en el artículo ¿Qué te han dicho de la Helicobacter Pylori?

Días después de iniciar un proceso de desintoxicación e hidratación, sentimos un dolor de espalda tan intenso que era insoportable. Ya habíamos padecido de frecuentes dolores de espalda y cuello, cuando por nuestro trabajo y estudios pasábamos muchas horas seguidas sentadas en un escritorio.

Gracias a ese dolor, llegamos a un centro quiropráctico. Nos mostraron un video explicativo sobre qué es la quiropráctica y cómo puede ayudar a que nuestro cuerpo recupere su capacidad innata de sanarse a sí mismo, sin tomar medicamentos.

Después de chequear nuestra columna vertebral con sus manos, el médico quiropráctico nos explicó que teníamos doce vértebras subluxadas, es decir, que estaban desalineadas,  fuera de su posición normal; y que esto podría ser la causa de la mayoría de los malestares que estaba presentando nuestro organismo.

Nos explicó que el sistema nervioso es el que regula y conduce el funcionamiento de todos los órganos, por medio de impulsos que transmiten información. El cerebro es quien emite esos impulsos inteligentes, los cuales deben llegar a cada célula, a cada órgano, a través de la médula espinal y los nervios.

Esta información transmitida desde el cerebro a cada célula, permite mantener todas las funciones vitales del organismo. La columna vertebral es la encargada de proteger la central de este complejo sistema de comunicación.

Si una vértebra se sale de su posición normal, puede comprimir un nervio y producir un importante obstáculo en el sistema nervioso, generando pérdida de vitalidad, al disminuir el funcionamiento del órgano al que esa información debe llegar.

El doctor nos indicó radiografías específicas para confirmar lo que había detectado con las manos y para observar la posición exacta de nuestras vértebras subluxadas, así como para constatar si había daños en los discos y qué tipo y grado de daño.

En nuestro caso, doce órganos podían estar perdiendo su vitalidad, al no estar recibiendo la información desde el cerebro, de cómo debían funcionar.

Esta información coincidía con el estado general de salud que había reflejado el Análisis BTA, que nos habíamos realizado en un centro de medicina natural, independiente al centro quiropráctico.

Los resultados de las radiografías arrojaron que -además de las doce desviaciones en nuestra columna vertebral-, también teníamos varios osteófitos, que son protuberancias o excrecencias óseas que se producen en las vértebras, con forma de espuelas, los cuales reflejan la presencia de una enfermedad degenerativa, osteoartrosis.

Los osteófitos más grandes que teníamos estaban situados en el cuello y el de mayor tamaño, en la zona lumbar, justo por donde pasan los nervios que llevan la información de cómo debe funcionar el sistema reproductivo. 

“Muchas mujeres tienen esas vértebras desviadas en esta zona, y en el sacro, producto de caminar con tacones. También influye el estar demasiado tiempo sentadas, o haber sufrido algún accidente. Con estas vertebras desviadas, y osteófitos en esta zona, es difícil quedar embarazada”, nos explicó nuestro doctor.
Muchas mujeres que antes no podían embarazarse, logran hacerlo cuando la comunicación entre su cerebro y su sistema reproductivo se restablece, al liberar a sus vértebras de las subluxaciones o desviaciones.

Nuestra situación de salud comenzó a agravarse precisamente por problemas crónicos en nuestro sistema reproductivo, que se habían agudizado durante el año anterior a nuestra experiencia de sanación.  Seis meses antes de conocer a nuestros médicos naturópata y quiropráctico, nos habían realizado una histerectomía.

Después de muchos años de malestares y diversas complicaciones, nos tuvieron que extraer el útero, una de las Trompas de Falopio, y parte de uno de nuestros ovarios. Estos órganos presentaban un alto grado de deterioro y, antes de recibir los acertados diagnósticos del naturópata y el quiropráctico,  desconocíamos la causa que había provocado ese estado.

La medicina convencional -con sus recursos drásticos de extraernos los órganos o mantenernos tomando medicamentos tóxicos por tiempo hasta indefinido o de manera permanente- está más bien combatiendo síntomas, efectos, pero no las causas.   

El objetivo de la medicina debe ser el de sanar, no mantener a las personas enfermas o mutilarlas.

Con las radiografías específicas y la explicación recibida de parte de nuestro médico quiropráctico, pudimos comprender que un osteófito de gran tamaño, entre nuestras vértebras en la zona lumbar y del sacro, obstruía los nervios de esa zona, por lo que nuestros órganos habían dejado de recibir la información de cómo debían funcionar.

Debido a esa obstrucción en la comunicación cerebro-sistema nervioso-sistema reproductivo, nuestros órganos de esa zona no podían recibir luz (la luz del conocimiento de qué hacer y cómo hacerlo), y por eso comenzó el proceso prolongado de deterioro que desembocaría finalmente en su muerte.

El deterioro de estos órganos, a su vez, empeoraba la intoxicación orgánica que ya teníamos por deshidratación, químicos y otras causas; y así, estábamos inmersas en un grave proceso que pudimos entender, y luego corregir, al descubrir las causas que lo produjeron.  

Para sanar, es vital obtener un diagnóstico acertado. Para obtenerlo, hay que buscar la causa raíz de las alarmas (síntomas) que nuestro cuerpo emite, y no solo silenciarlas con medicamentos y cirugías.

Los osteófitos se producen cuando las desviaciones de las vértebras tienen muchos años. Son parte de un mecanismo de defensa de la misma columna vertebral, buscando equilibrarse.

Nuestro cuerpo, inteligentemente, busca compensar o corregir cualquier anomalía de la mejor forma que pueda.

Cuando nuestro cuerpo colapsa es porque ya ha sido sometido a un nivel de estrés que sobrepasa su capacidad de resistencia, que es bastante elevada.

Para el organismo producir estos osteófitos, necesita extraer calcio de nuestros huesos, por lo que este proceso degenerativo puede llevar a una descalcificación u osteoporosis. 

Según la medicina convencional, los osteófitos no son reversibles. Tenemos que aprender a vivir con ellos (lo que puede causarnos mucho dolor, porque mientras van creciendo poco a poco, pinchan o aplastan los nervios) o podemos someternos a una cirugía para eliminarlos (lo cual es factible dependiendo de la zona donde se encuentre el osteófito, pero que conlleva un alto riesgo, en la mayoría de los casos).

Imaginemos lo que implicaría extraer un hueso que sale de nuestra columna vertebral.

En la evaluación y diagnóstico inicial se nos explicó que nuestro caso era de los que más tiempo podía tomar para corregir, pues teníamos el “arco de la vida” al revés.

Nuestro tratamiento podía ser de 9 meses a un año -o más- pues dependía de cómo respondía nuestro cuerpo al tratamiento.

Los primeros seis meses, el tratamiento fue intensivo: tres ajustes quiroprácticos cada semana.

Cada tres meses debíamos tomarnos radiografías para evaluar la evolución de nuestra columna vertebral, hasta un máximo de tres juegos de radiografías, solo las necesarias, pues no es recomendable tomarnos muchos rayos x, porque podrían afectar nuestro ADN, según nos fue explicado por nuestro médico quiropráctico.


Posibles causas de las desviaciones en nuestra columna:

-       El proceso de nacimiento.

Desde aquella perversa sentencia “parirás a tus hijos con dolor”, la experiencia del proceso natural de nacimiento fue corrompida, y pasó de ser placentera -tanto para la Madre como para el bebe-, a ser una experiencia en muchos casos dolorosa y traumática.

Lo natural es que -en condiciones normales- el bebe nazca en el agua, sin ser forzado a salir, pues ese seco forcejeo puede causarle lesiones en su columna vertebral, todavía formada por cartílagos.  

Actualmente, la brusca o poco delicada manipulación de los bebes al nacer -en muchos casos- podría considerarse hasta inhumana. Una desviación en la columna, provocada por el proceso forzado de nacimiento, podría afectar la salud desde ese mismo momento y ocasionar un daño que tarde años en detectarse, después de haberse agravado, a menos que el bebe sea sometido a un chequeo y ajuste quiropráctico.

-       Las caídas en la infancia.

Pueden ser muchas nuestras caídas mientras estamos aprendiendo a caminar, montar bicicleta, patines o trepando árboles. Una de estas caídas pudo haber causado una desviación en nuestra columna, la cual no es detectada a menos que nos sometamos a un chequeo quiropráctico.  

-       Demasiadas horas sentados en un pupitre y luego en un escritorio.

Para mantenerse saludable, el cuerpo necesita movimiento, además de luz solar, alimentación adecuada y suficientes horas de sueño. Sin restar importancia a otros factores, como las emociones y el aspecto psicológico.

Entramos a la escuela y nos someten a estar sentados en un pupitre durante cuatro o más horas.  Luego crecemos, y muchos estudiamos y trabajamos, como era nuestro caso. Durante muchos años trabajamos en una oficina -sentados en un escritorio- una jornada de 8-9 horas al día, de 8am a 5pm; salíamos del trabajo para la universidad, por unas 3-4 horas, de 6pm a 10pm. Este ritmo de vida se traduce en un perjudicial sedentarismo, que con los años puede ocasionar daños a nuestra salud.  

-       El estrés.

-  Otras posibles causas, como malas posturas, golpes recibidos, accidentes o movimientos bruscos.


Resultados positivos de la medicina natural

A los seis meses de tratamiento (ajustes quiroprácticos) nuestra columna estaba bastante alineada y ya los osteófitos habían desaparecido en su mayoría, lo cual, ante la medicina convencional, podía considerarse un milagro

Entonces, nuestro tratamiento se redujo a dos ajustes cada quince días, en lugar de tres ajustes a la semana.

A los nueve meses de tratamiento, nuestra columna estaba alineada en su totalidad y libre de osteófitos.

La combinación de ambos tratamientos naturales -desintoxicación y ajustes quiroprácticos- funcionó de maravillas para restaurar nuestra antes precaria salud. 

Al restablecerse la capacidad innata de nuestro cuerpo para sanarse a sí mismo, por medio de la quiropráctica, la intoxicación por metales pesados de nuestro organismo desapareció más rápido de lo esperado por nuestro naturópata, quien nos había explicado que podía conllevar hasta años restablecer la salud de cada órgano y sistema vital.

A los nueve meses, llevando con disciplina ambos tratamientos (desintoxicación orgánica -con medicina natural- y quiropráctica) y asumiendo nuevos hábitos, ya estaba completamente sana. Y así hemos permanecido hasta hoy.  

Recuperamos nuestras fuerzas y sentimos una vitalidad y energía como no recordamos haber sentido antes.

Esta experiencia la vivimos durante el Año 2012.

En el 2013 publicamos nuestro testimonio de desintoxicación, pero hemos esperado hasta este 2014 para publicar este testimonio relacionado a nuestra columna vertebral, porque decidimos someternos primero a observación, durante un año más, para cerciorarnos de que nuestra salud permanece en estado óptimo, libre de medicamentos, después de nuestro alineamiento.  

Ahora podemos compartir nuestra experiencia, con propiedad, para que nuestro testimonio sirva de ejemplo de que es posible sanar por métodos naturales,  permanecer saludables y libres de medicamentos e intervenciones quirúrgicas.



Inteligencia aplicada.

Reformas en nuestros Sistemas de Salud, Educación y Trabajo.
La inteligencia -innata en cada ser- nos impulsa a comprender nuestro entorno para adaptarnos a él o mejorarlo; a dar respuesta a los estímulos que recibimos para poder sobrevivir como especie, crecer… y proteger a nuestra descendencia.

La información es luz, puede iluminar, cambiar positivamente la vida de las personas, pero muchas personas parecen no estar recibiendo la información adecuada, porque -si la recibieran- podrían sanar y preservar su salud.

Como capacidad que puede desarrollarse, la inteligencia se resume, en esencia, en el manejo eficaz de la información que administramos. Toda la información que recibimos debería pasar por un proceso de análisis, de depuración, que tendría que conducir a determinar su utilidad, que pueda servir de base para diseñar un plan de acción que arroje resultados positivos ante una situación que necesite ser resuelta.

Si la información recibida de una situación dada no nos sirve para encontrar la solución, entonces, ¿Cuál sería el beneficio de recibirla? Si recibimos un diagnóstico que no nos lleva a sanar, sigamos buscando.

Todo el mundo tiene dentro de sí mismo el filtro del discernimiento y la voz sabia de la intuición, aun sin haber tomado entrenamiento especializado.

En esta época, se hace mucho ruido. Los medios de comunicación alimentan el morbo en la gente, informando de manera constante sobre noticias negativas, crímenes, colapsos en los sistemas de salud, catástrofes… y con ese tipo de información se alimenta a una gran mayoría que se mantiene como consecuencia en una frecuencia de baja vibración, susceptible a todo tipo de enfermedades y calamidades.

¿Cómo podemos transformar este Status Quo?

Nuestra sociedad parece estar enferma, porque una mayoría de personas -que somos los que conformamos la sociedad- están actualmente enfermas (física, mental o emocionalmente).

Entonces, las personas necesitan sanar, para que sane la sociedad.  

Tenemos que trabajar, de manera prioritaria, en restablecer la salud de las personas.  

Vamos a debatir cómo reformar nuestros sistemas de Salud, de tal manera que podamos enfocar nuestros recursos más en la prevención y conservación de la salud, que en el costoso mantenimiento de la enfermedad.

Reformemos nuestros sistemas de Educación y Trabajo, de manera que nos eduquemos y seamos productivos, sin tener que invertir tantas horas al día sentados y estresados.

Y ojalá, mientras transformamos estos sistemas, que todo ser humano pueda recibir una evaluación de su columna vertebral y los ajustes quiroprácticos necesarios, para que sea restaurada en cada cuerpo la capacidad innata de sanarse a sí mismo;  y permanezca en óptima salud, durante -al menos- unos 1,000 años.

Que Así Sea. 

Melba Grullón Ubiñas
melbagrullon.blogspot.com
Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog