“No vayas detrás de mí, tal vez yo no sepa liderar. No vayas delante, tal vez yo no quiera seguirte. Ve a mi lado para poder caminar juntos.”
Proverbio Ute

El Poder de los Símbolos


Se han preguntado ustedes, que tendrán de especial los símbolos? Acaso estos son importantes? Tendrán algo interesante o solo serán un par de dibujos y líneas que no significan nada?

Pues, la verdad es que para mí, los símbolos tienen un poder oculto. Les contaré ahora por qué lo digo y qué cosas producen.

Vistos desde una perspectiva bastante superficial, un símbolo no es más que un dibujo o un boceto de algo que representa o ayuda a identificar a alguna cosa. Pero…viendo que son los símbolos de una forma mucho más profunda, estos son más que meros dibujos. Los símbolos son la materialización de una idea en dos dimensiones, ya que un símbolo comienza en una mente creadora que decide hacerlo y se plasma en un papel, pero además de eso, un buen símbolo tiene mensajes secretos o detalles minuciosos que se refieren a cosas, ideas o personas. Gracias a esto es que un símbolo, es también un imán de energías y vibraciones con las cuales fue creado y con las cuales se le vinculó en su creación.

Ejemplo: El símbolo del Yin Yang

Uno de los más conocidos a lo largo de todo el mundo. Este símbolo comienza siendo un dibujo, pero en su esencia es la materialización de la dualidad, el bien y el mal, el equilibrio presente entre ambas fuerzas y que una no puede existir sin la otra. Utilizar el Yin Yang es utilizar un imán para encontrar un equilibrio en tu vida o en algún aspecto de ésta, pues esa es la intención y energía con la cual fue creado. Esa energía es la que sintonizará el símbolo.

Veamos algunos efectos de estos en la vida cotidiana.

En alguna ocasión yo he hablado acá en el blog sobre los experimentos de Masaru Emoto. Para quienes no lo conocen, fue un científico que se dedicó a estudiar los efectos de las emociones e intenciones transmitidas al agua obteniendo resultados sorprendentes y verídicos.

Ciertamente algunos experimentos que Masaru Emoto realizó produjeron mucha polémica para las personas escépticas. Pero siempre toda duda y polémica se acaba cuando cada uno es capaz de verificar por cuenta propia los resultados del experimento replicándolo en nuestras propias casas.

Uno de los experimentos que realizó este científico fue etiquetar frascos de agua con palabras positivas como amor, amistad, gracias, etc. Resultando estos en hermosos cristales de hielo luego de congelarlos. Resultados muy distintos a los obtenidos con palabras negativas.

Lo importante de todo esto, es que quiero recalcar que en este experimento, él demostró que por ejemplo, la palabra AMOR, escrita en cualquier idioma siempre generaba resultados positivos vistos en los hermosos cristales. Es entonces, que la palabra “AMOR” se convierte en un símbolo… símbolo cargado con una notable energía y una clara intención. Símbolo cargado por muchas personas en todo el mundo.

Es esta entonces, una demostración de que los símbolos si tienen un efecto real sobre las cosas del mundo físico.

La importancia de los símbolos, radica en que estos sintonizan una energía específica y funcionan como imanes de ésta.

Un símbolo altamente usado para la sanación, atraerá energía sanadora y ayudará a mover las energías estancadas de una persona para sanarla.

Si nosotros creáramos un símbolo, este primero partiría con una idea, luego un dibujo… en el dibujo, seguramente habrán detalles que se vincularan por ejemplo, con la luna, con algún animal, con alguna palabra, etc. Pues es con todas estas cosas que el símbolo se vincula y atraerá dichas energías. Esto, además de quedar cargado con la intención especifica que nosotros le hayamos dado al momento de crearlo.

Pero…en los casos de usar un símbolo ya existente, las cosas son un poco más complejas. Lo digo pues debemos identificar qué sensación nos da ese símbolo para saber si es positivo o no. Luego de eso, debemos saber para qué es usado y con qué cosas está vinculado. Sabiendo todo esto, ya estaríamos en condiciones de decidir si nos sirve para nuestras necesidades o no. Pero, eso no es todo. Cuando utilizas un símbolo que no ha sido creado por ti, este símbolo tiene cargada mucha energía, y muchas intenciones. Tiene la energía de todas las personas que lo han usado para los fines que se usa ese símbolo. Energía que el símbolo puede tener cargada desde hace años, siglos incluso milenios. Por ejemplo, si usas un símbolo de sanación como el Anthakarana, que es un símbolo tibetano muy antiguo, estarás sintonizando mucha energía de sanación, el símbolo no solo tendrá tu propia intención y energía, sino la de todas las personas que antes que tú, lo usaron para los fines de sanar. Es por esta razón que usar símbolos ya existentes es ligeramente más complejo que usar uno creado por nosotros mismos.

Yo mismo creé hace un tiempo un símbolo y estandarte para mí. Mi intención básicamente era verlo y que este me recordase ciertas cosas y aprendizajes que he tenido. Mi idea era tal vez, pasar ese símbolo por generaciones… la verdad, solo el tiempo dirá que haré con él.

Siguiendo con todo esto de los símbolos y su poder, es importante decir que estos encierran una intención. ¿Y que tan poderosa puede ser ésta? …pues muy poderosa.

Para ilustrar esto les contare una historia sucedida con cierto personaje muy conocido.

En cierta oportunidad, dos amigos crearon un personaje. Luego de crearlo, vendieron todos sus derechos por una muy baja cantidad de dinero a una editorial. Más tarde, esta editorial gano millones de dólares con la utilización de este personaje. Ganaron una cantidad miles de veces mayor que la que pagaron por su compra.

Con los años, los verdaderos creadores del personaje quedaron en la ruina económica, sin dinero y trabajando en cosas por muy poco dinero. Es en este momento que uno de los creadores del personaje escribe una nota en un diario, exigiendo cierta cantidad de las ganancias por el uso de su personaje, y al mismo tiempo, maldice a todo aquel que lo represente y lo use pues él no gano nada vendiendo su creación. Esta persona entonces maldice a su personaje y lo deja escrito en un diario. (Acaba él de hacer un decreto con una poderosa intención negativa). Lo que sucede después, es que todos quienes interpretaron al personaje sufrieron curiosos accidentes y malos infortunios en su vida. Puedes descubrir quién es el personaje pinchando aquí.

Lo importante de la historia que les conté no es, quien es el personaje, sino, los efectos que pueden realizar nuestras intenciones. Si bien, la intención de esa historia fue negativa, perfectamente nosotros podemos crear y manifestar nuestras propias Poderosas intenciones positivas, con resultados completamente distintos a los de la historia.

Recuerdo cuando un amigo iba a salir de viaje y me encargó su casa para cuidarla en su ausencia. Recuerdo que le conté de la historia y le dije, Oye! Bendice tu casa, decrétalo positivamente, Tu Puedes Hacerlo y funcionará!

Yo mismo he bendecido algunos objetos y herramientas que uso diariamente y que me costaron trabajo obtener. Y estos objetos siempre han funcionado bastante bien pese al tiempo que los tengo.

Sabiendo todo esto, y entendiendo el poder detrás de los símbolos y las intenciones, no es absurdo pensar porque ciertas personas le dan tanta importancia a estos. Más bien cuando tú mismo puedes cargar uno con tu poderosa intención!

Crea entonces tus símbolos, o usa uno bueno y poderoso que te llame la atención. Estos pueden funcionar como imanes sintonizadores de energías, energías que pueden ayudarte claramente.

Y por último, no te olvides de bendecir todo y a todos a quienes quieras y ames en tu corazón.

Compartido por tuespadamental.com
Related Posts with Thumbnails

enlaces patrocinados

Todos los Artículos...

Entradas mas vistas de la Semana

Las 10 Entradas más leidas del blog